Preguntas frecuentes

Un psicólogo es un profesional especialista en el comportamiento y pensamiento humano. Pone a tu alcance una serie de herramientas y técnicas que te ayudaran a resolver tanto las dificultades de hoy como las del día de mañana. Es un profesional de la salud que trabaja de forma sistemática a través de una evaluación del problema, un diagnóstico y de un plan de intervención.

Un psiquiatra es un médico que ha realizado la especialidad en psiquiatría, por lo que aborda los problemas de salud mental desde una perspectiva fundamentalmente psicofarmacológica (recetando fármacos).

Por el contrario, el psicólogo es un profesional capacitado para prevenir e intervenir sobre los problemas relacionados con la salud mental mediante técnicas psicológicas, cuyo objetivo es conseguir cambios profundos y duraderos en la persona. Un psicólogo no está autorizado a prescribir tratamiento farmacológico.

Cuando nos sentimos mal, tristes, irritables o nerviosos por algo que nos ha pasado, o sin motivo aparente llevamos un tiempo sin ilusión, sufriendo.

Cuando tenemos miedos que nos limitan, o estamos más preocupados de lo habitual, con demasiadas cosas que no conseguimos quitarnos de la cabeza.

Cuando nos notamos estresados desde hace tiempo.

Cuando tenemos dificultades para relacionarnos con los demás.

Cuando no podemos parar de preocuparnos o no podemos apartar de nuestra mente pensamientos obsesivos o catastróficos.

Cuando tenemos con frecuencia sensación de fatalidad inminente, o no estamos satisfechos con nuestros logros sociales o emocionales.

Cuando tenemos problemas laborales, sufrimos acoso o nos sentimos quemados.

Si soy consciente de alguno de estos estados o alguien me lo hace notar, es el momento de acudir al psicólogo.

La demora en tratar estos problemas trae consigo un sufrimiento innecesario que, en muchos casos, deriva en problemas más severos si no hacemos nada.

Una terapia no necesariamente tiene que ser larga. Dependerá de muchos factores, como el tipo de problema o si hay más de uno, el tiempo que hace que se mantiene, la confianza en la intervención psicológica, la motivación de la persona y su implicación en la terapia, entre otros.
Puede haber muchos motivos de consulta. Algunos pueden ser dudas puntuales en algún tema (ej.: laboral) que con muy pocas sesiones se pueden resolver. Otros pueden formar parte de un problema psicológico y entonces su tratamiento puede ser más largo. Con “largo” no nos referimos a una cuestión de años, sino que en unos meses puede quedar resuelto, el tiempo necesario para conseguir los objetivos que la persona ha marcado en el inicio de la terapia.
La intervención psicológica normalmente inicia con una sesión semanal y progresivamente estas sesiones se van espaciando en el tiempo.

Sí. Todos los psicólogos colegiados estamos obligados a cumplir el código deontológico del colegio oficial de psicólogos. La confidencialidad y el secreto profesional es un deber de nuestro ejercicio profesional.
El 25 de mayo de 2018, entró en vigor en España la nueva normativa Europea sobre la protección de datos del usuario (RGPD). En Cabanas Psicología, en cuanto Centro Sanitario que salvaguarda datos de los pacientes, nos tomamos muy en serio la nueva normativa y los derechos de los pacientes. Para una mayor exhaustividad en el cumplimiento de la nueva ley, Cabanas Psicología mantiene contratados los servicios profesionales de una empresa privada experta en la temática.

Para más información consulta nuestra política de privacidad y el aviso legal disponible en esta misma web. También puedes acceder a la nueva normativa europea de protección de datos en la página web de la Agencia Española de Protección de datos: https://www.aepd.es/

Para captar algunos elementos centrales que los padres deben observar para detectar anomalías en sus hijos, es muy importante tener en cuenta lo siguiente: conozca a sus hijos, tenga nociones lo más claras posibles de cómo son y cuáles son sus actividades habituales, de manera que cualquier cambio no atribuible a los cambios propios del desarrollo le pueda llamar la atención.Las áreas en las que los padres deben fijarse para identificar algún cambio que pueda indicar algún problema emocional son:

  • Alimentación.
  • Sueño.
  • Atención y concentración.
  • Rendimiento escolar.
  • Juego.
  • Relaciones sociales.
  • Estado de ánimo.

En nuestras consultas te ofrecemos:

  • Un espacio seguro para compartir y ser escuchado.
  • Enfoque y alternativas distintas a tu problema.
  • Estrategias para conseguir una vida más plena.
  • Confidencialidad y profesionalidad.